El ‘GovTech’ que trae la inteligencia artificial / El futuro de la democracia está a debate

Comparte esta noticia:
El ‘GovTech’ que trae la inteligencia artificial / El futuro de la democracia está a debate

 

En el transcurso de 2023, hemos sido testigos de cómo la inteligencia artificial (IA) ha empezado a redefinir el escenario tecnológico, con desarrollos como ChatGPT, Bard o Midjourney v5, que no solo han expandido las capacidades en la generación de texto, sino también en la creación de contenido en imagen, audio y vídeo. Este avance ha propiciado que estas herramientas de IA igualen o incluso superen las capacidades humanas en tareas complejas, situándose GPT-4 en el percentil 90 en pruebas como los SATs, LSAT y el BAR, demostrando así un nivel de inteligencia y habilidad comparables o superiores al de la mayoría de los humanos.

Sin embargo, el desarrollo y la implementación de la IA generativa no están exentos de limitaciones y, más importante aún, de consecuencias amplias que apenas estamos comenzando a debatir, especialmente en términos de su impacto en la democracia. Este debate es tan profundo que ni siquiera los creadores de estos sistemas parecen capaces de anticipar por completo sus efectos. Las implicaciones de la IA pueden clasificarse en cuatro categorías principales: seguridad, economía, legitimidad de las democracias y un cuarto grupo que aborda el riesgo civilizacional.

  1. Seguridad: La IA promete el desarrollo de armas ofensivas y defensivas sofisticadas, lo que ha llevado al debate sobre la necesidad de prohibir armas letales completamente autónomas. La IA también podría usarse para atacar infraestructuras críticas o para facilitar la proliferación de armas biológicas, eliminando las barreras de acceso a este tipo de armamento y planteando un desafío particular a las democracias a través de la ampliación de la desinformación.
  2. Economía: La IA tendrá un impacto significativo en el empleo, pudiendo generar y destruir puestos de trabajo, especialmente aquellos que son sofisticados y bien remunerados. Esto podría contribuir a la concentración de ingresos y agravar la crisis social y política en las democracias avanzadas.
  3. Legitimidad de las democracias: El modelo político democrático se basa en la escucha activa de las preferencias de los ciudadanos. Sin embargo, con la IA avanzada, emerge un modelo diferente donde las preferencias se infieren a partir del comportamiento monitoreado, lo que representa un desafío a la legitimidad de las democracias.
  4. Riesgo civilizacional: Más allá del impacto en las democracias, la IA plantea un riesgo existencial que podría llevar a situaciones en las que se escape al control humano, con consecuencias potencialmente nocivas para la humanidad.

En conclusión, mientras la IA abre inmensas posibilidades para el avance tecnológico, también nos enfrenta a retos significativos de gobernanza en múltiples ámbitos. Nuestro futuro dependerá en gran medida de cómo abordemos estos desafíos con previsión y eficacia.

Manuel Muñiz Villa es rector internacional de IE Universidad y decano de su Escuela de Ciencia Política, Economía y Asuntos Globales. Fue asimismo secretario de Estado en el Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación de España entre el 2020 y el 2021. 


Para leer el artículo completo, visita La Vanguardia: Futuro de la democracia: el auge de la inteligencia artificial.

Comparte esta noticia:

El ‘GovTech’ que trae la inteligencia artificial / El futuro de la democracia está a debate

Scroll al inicio