El mono ladrón inmortal

El mono ladrón inmortal
Comparte esta noticia:
El mono ladrón inmortal

El artículo “El mono ladrón inmortal” escrito por Marta Peirano en El País expone una reflexión crítica sobre las promesas y riesgos de la inteligencia artificial (IA), vinculándolo con la conocida analogía del mono infinito de Borges que, dado tiempo ilimitado, podría teclear al azar la obra completa de Shakespeare. Peirano argumenta que la ideología prevalente en Silicon Valley, que sugiere que cualquier problema puede resolverse con suficientes recursos y tecnología, es una “religión” problemática y potencialmente peligrosa.

El ejemplo de Theranos y su fundadora Elizabeth Holmes sirve como un caso ilustrativo de cómo las ambiciones tecnológicas, alentadas por inversiones masivas y expectativas desmedidas, pueden llevar a desastres tanto éticos como prácticos. Peirano critica la mentalidad de que simplemente con más datos, más potencia computacional y más talento en programación, podríamos alcanzar la Inteligencia Artificial General, ignorando las limitaciones reales y las consecuencias éticas.

La autora también aborda cómo los modelos de IA actuales son entrenados con enormes cantidades de datos recogidos de forma oportunista de la web, incluyendo contenidos de calidad dudosa y sin supervisión adecuada. Este método ha llevado a problemas serios, como la aparición de imágenes de explotación infantil en modelos comerciales de IA debido a su mala gestión y supervisión.

Finalmente, Peirano destaca las recientes revelaciones de que grandes empresas tecnológicas, incluida OpenAI, han entrenado sus modelos con “datos públicos” extraídos de plataformas como YouTube, Instagram y TikTok sin adecuadas consideraciones éticas o legales. Este enfoque refleja una tendencia preocupante en la industria tecnológica de priorizar la velocidad y la innovación a costa de la ética y la legalidad.

Este análisis sugiere que la adopción de IA debe ser cuidadosa y éticamente guiada, para evitar repetir errores del pasado y asegurar que el desarrollo tecnológico beneficie realmente a la sociedad.

Esta noticia y su imagen son un resumen del artículo publicado en: El País

Comparte esta noticia:
Scroll al inicio