El Papa recluta al responsable de IA de Google para el Vaticano

Comparte esta noticia:

El Papa Francisco, en un movimiento significativo, ha nombrado a Demis Hassabis, cabeza de la división de Inteligencia Artificial de Google, como miembro ordinario de la Pontificia Academia de Ciencias. Este nombramiento subraya la creciente atención del Vaticano hacia las implicaciones éticas y sociales de la IA.

El Papa Francisco ha realizado un notable acercamiento hacia el campo de la inteligencia artificial (IA) al incorporar a Demis Hassabis, destacado líder en este ámbito y cofundador de Google DeepMind, como nuevo miembro ordinario de la Pontificia Academia de Ciencias. Este gesto no solo refleja el interés del Vaticano por los avances científicos y tecnológicos contemporáneos, sino también su preocupación por las consecuencias éticas y sociales derivadas del desarrollo y aplicación de la IA.

Hassabis, nacido en Londres en 1976, no solo ha sido pionero en el desarrollo de tecnologías de IA, sino que también ha sido reconocido por sus contribuciones a la ciencia computacional y la neurociencia, lo que le ha valido premios como la Medalla Pío XI. Este nombramiento destaca por situar a una figura central del sector tecnológico en una institución que, desde su fundación en 1936 (y con orígenes que datan del siglo XVII), ha tenido como misión seguir la evolución de la ciencia y la tecnología en relación con los problemas globales.

El interés del Papa Francisco por la IA se ha manifestado en diversas ocasiones, particularmente en su mensaje para la última Jornada Mundial de la Paz, donde resaltó tanto las potencialidades como los riesgos que la IA representa para la humanidad. El Pontífice ha expresado su preocupación por el mal uso de la tecnología, advirtiendo sobre las implicaciones para la paz y la supervivencia humana, y ha hecho un llamado a la comunidad internacional para que se emplee la IA en la resolución de conflictos e injusticias.

La inclusión de Hassabis en la Pontificia Academia de Ciencias se complementa con el nombramiento de otros cinco miembros, entre ellos Rafael Radi Isola de Uruguay, y destacados académicos de campos como la astrofísica, ciencias ambientales, física y matemáticas aplicadas. Estas incorporaciones reflejan el compromiso del Vaticano por abordar las cuestiones más urgentes de nuestro tiempo desde una perspectiva científica y ética, buscando orientar el desarrollo tecnológico hacia el bienestar común y la justicia.

Este movimiento estratégico del Vaticano, al integrar a expertos de renombre en su consejo académico, subraya la importancia de un diálogo constructivo entre la fe y la ciencia, especialmente en una era definida por rápidos avances tecnológicos. Al mismo tiempo, resalta la necesidad de un marco ético sólido que guíe la aplicación de nuevas tecnologías, como la IA, para asegurar que su desarrollo beneficie a toda la humanidad, reforzando el mensaje del Papa Francisco de cautela y esperanza frente al futuro tecnológico.

Información extraída del artículo original publicado en El Debate.

.

.

.

.

Comparte esta noticia:
Scroll al inicio
Verificado por MonsterInsights