El perdón de Mark Zuckerberg, más misericordia que arrepentimiento y el aceleracionismo efectivo (e/acc)

Comparte esta noticia:
El perdón de Mark Zuckerberg, más misericordia que arrepentimiento y el aceleracionismo efectivo (e/acc)

Cada día, la presencia de la Inteligencia Artificial (IA) se hace más evidente en nuestras vidas, desde el cine hasta las aplicaciones de mensajería como Whatsapp, con personajes virtuales como Carina y Luzia, y en cada noticiero con segmentos dedicados a la IA. Esta constante exposición genera un creciente interés y debate sobre la IA, marcado más por la curiosidad que por el temor. Aquellos que hemos experimentado la revolución digital y del móvil, estamos quizás más conscientes de lo que la era de la IA significará. Curiosamente, los jóvenes, que crecieron en la era digital, parecen ser los menos interesados en los cambios que se avecinan, cambios que prometen ser más significativos que la digitalización y el impacto de los smartphones.
Esta semana, la disculpa de Mark Zuckerberg ante el Senado de los EE. UU. se sintió como una metáfora relevante. Mientras reflexionaba sobre cómo la IA está revolucionando nuestro mundo, Zuckerberg se disculpó por el daño causado por las redes sociales entre los jóvenes. Este acto de contrición, más orientado hacia el futuro que al estancamiento, sugiere una misericordia inspirada en la IA más que un arrepentimiento exhaustivo y repetitivo. La IA ofrece una oportunidad para corregir errores pasados, especialmente en plataformas sociales que han demostrado ser adictivas y dañinas.

Estoy a punto de comprometerme con el aceleracionismo efectivo, un tecno-optimismo que reconoce el potencial de la IA para mejorar nuestras vidas. La rapidez con la que evoluciona el campo de la IA es asombrosa, y mantenerse al día es un desafío emocionante. Google está intensificando su juego con Bard para competir en IA, en contraste con los recientes contratiempos de Microsoft y OpenAI. Mientras tanto, Elon Musk enfrenta desafíos legales y continúa innovando con Neuralink. La IA está remodelando nuestra realidad, y es crucial que permanezcamos abiertos y críticos ante su evolución.

Para leer el artículo original, visita SAÜL GORDILLO.

.

Comparte esta noticia:

El perdón de Mark Zuckerberg, más misericordia que arrepentimiento y el aceleracionismo efectivo (e/acc)

Scroll al inicio