Expertos analizan el impacto de la IA en la sociedad en el Sónar+D.

Comparte esta noticia:

“¿Pondrías a la IA controlando los códigos nucleares?”: el Sónar+D explora las luces y sombras de la inteligencia artificial

El festival Sónar+D en Barcelona ha debatido sobre el impacto de la inteligencia artificial (IA) en la cultura y la sociedad. Expertos como Artur García, Rebecca Fiebrink y Marta Peirano han discutido tanto las amenazas como las oportunidades creativas de la IA. Las charlas incluyeron performances y mesas redondas centradas en los usos éticos y artísticos de la tecnología.

La pregunta lanzada por Artur García, investigador del Barcelona Supercomputing Center, sobre si pondríamos a la IA a controlar los códigos nucleares, marcó el tono del Sónar+D, el encuentro de creatividad digital del festival Sónar. Esta edición exploró las luces y sombras de la inteligencia artificial, reuniendo a expertos como Rebecca Fiebrink, Marta Peirano, Marta Handenawer y Manolo Martínez para debatir sobre su impacto en las artes y la sociedad.

Durante la conferencia inaugural, titulada “Generating Panic”, García destacó los riesgos de delegar decisiones críticas a la IA, mientras que Peirano enfatizó que la IA debe ser vista como una herramienta, no como una conciencia. Peirano también abordó la idea de que la IA no reemplazará el cine, sino que lo liberará, comparándolo con cómo la fotografía no mató la pintura.

La programación del Sónar+D incluyó charlas que profundizaron en el tecnoescepticismo predominante, pero también presentaron las posibilidades creativas de la IA. Antònia Folguera, comisaria del festival, describió el evento como una exploración del “bueno, el feo y el malo” de la IA, destacando tanto sus beneficios como sus peligros.

Entre las presentaciones, la performance de Tim Morgan, que preguntó a una IA sobre el futuro del arte, y la de Joanne McNeil, que abordó la IA desde la perspectiva de los trabajadores invisibles que han entrenado estas tecnologías, fueron especialmente destacadas. El área de proyectos del festival ofreció una visión lúdica y exploró el entretenimiento inmersivo y las realidades expandidas, con instalaciones como Groovify, que analiza el estilo de los asistentes y crea playlists personalizadas, y mots, una IA alemana que actúa como un confesionario digital.

Sasha Costanza-Chock, en su performance “¡No a la IA para el genocidio! Necropolítica algorítmica durante el fin del Imperio”, denunció cómo la tecnología puede ser utilizada para la violencia y la opresión. Acompañada de Michelle Rodríguez Olivero, Yara Liceaga Rojas y Mitchell de León, criticó los usos militares de la IA y los programas desarrollados por el ejército israelí en Gaza.

El Sónar+D concluyó con un enfoque en las posibilidades creativas de la IA, reuniendo a músicos que han utilizado esta tecnología para desarrollar su obra y explorando nuevas formas de autorrepresentación digital. El festival ofreció una plataforma para discutir tanto los peligros como las oportunidades de la IA, destacando su potencial para transformar la industria cultural.

Noticia elaborada a partir del artículo original publicado en El País.

Comparte esta noticia:
Scroll al inicio
Verificado por MonsterInsights