Homo sapiens vs. IA

Comparte esta noticia:
Homo sapiens vs. IA

El miedo a lo desconocido nos lleva a temer la inteligencia artificial

La IA podría ver nuestras acciones como errores de programación

La IA podría acabar con nuestra libertad si se convierte en una tecnocracia

El artículo reflexiona sobre el miedo a la inteligencia artificial y cómo, a pesar de los temores de que pueda acabar con la humanidad, es más probable que una IA no sesgada vea nuestras acciones y estructuras sociales como errores de programación, lo que podría llevar a una tecnocracia que homogeneice y aburra nuestra existencia.

Todos tenemos cierto miedo a lo desconocido o lo diferente. De nuestras miserias nacen racismo, nacionalismo, intolerancia (no a la lactosa), etc. El mundo sería más fácil si todo fuera algo más homogéneo al levantarnos por la mañana, pero ciertamente muy aburrido.

Y ahora, para colmo, nos dicen que nos acecha la IA que va a acabar con nuestra especie, siendo las propias empresas que las desarrollan las que alertan viendo como se les escapa de las manos. Eso, por una parte, nos puede poner en alerta o quizá levante algunas suspicacias.

Nos encontramos la hipótesis que una inteligencia artificial terminaría viendo al ser humano como una amenaza y acabaría destruyéndolo, pero si miro el panorama no tan lejano de Ucrania o Gaza, se me hace la tesis bastante facilona. Si oteo como cientos de concesiones ilegales acaban con el pulmón del Amazonas, me da la risa nerviosa. O como hordas, con un homo sapiens con casco de vikingo a la cabeza, atacaban el parlamento de la que –dicen- es la principal democracia del planeta, tras el llamamiento de otro supuesto miembro de la misma especie, me hace querer mudarme a la cara oculta de la Luna. Y ese que llamaba, o graznaba, puede que vuelva a dirigir esa democracia, aunque haya sido condenado por 34 delitos.

Da igual la mentira amparada en la libertad de expresión, siempre y cuando esa mentira sea de los míos. Da igual ver pedazos de niños en el televisor, después de haber saltado por los aires, porque el umbral lo tenemos en niños rubios con ojos azules y si son un poco más oscuritos tampoco se pierde tanto. La más izquierda defiende un referéndum en pro de la democracia con el fin de crear un nuevo estado, pero se echa las manos a la cabeza cuando hay concertinas en una frontera que desgarra pieles y músculos atrofiados por el hambre. Los franceses nos vuelcan camiones de fruta, nosotros a su vez a los de Marruecos… Los pobres campesinos de Sudáfrica están muy aburridos, porque en la Antártida no hay nadie que plante ni una triste legumbre para volcar, por ahora.

Pero una IA no sesgada, ¿realmente acabaría con el ser humano? ¿O quizá vería como un error de programación un asentamiento como los Asperones o la ilusión de la bolsa que especula con la economía real? Quizá esa IA (no sesgada) no vería con buenos ojos a oligarquías que nos enfrentan y acumulan poder, o los estados como los conocemos. Pero claro, esa IA sí acabaría con nuestro libre albedrío, ya que de facto sería una tecnocracia. Tendríamos que dejar en sus manos las decisiones que actualmente toman nuestros representantes en ayuntamientos, diputaciones, comunidades autónomas… sin poder asistir a grandes mañanas parlamentarias donde somos su mayor preocupación.

No creo que entendiera demasiado que haya gente que por ocio cruce medio planeta, pero haya otra parte cuyos cuerpos aparezcan hinchados en nuestras costas. Seguramente lo viera como un problema de lectura de datos o conflicto de sistema.

Quizá nos haría perdernos el gran debate de llenar las piscinas mientras el aceite de oliva no para de subir por la baja producción ante la falta de agua.

Tendería a la homogeneización y el aburrimiento. ¿Entendería la propiedad si vamos a morir? No puedo irme con ChatGPT de copas para mantener una conversación informal y ver si quiere acabar conmigo, pero veo atisbos en los míos que no me dan mucha certeza de un futuro mejor que con una IA al frente. Quizá algo híbrido que nos siga dando vidilla, pero sistematice con algo más de criterio, salve a una especie particular.

Noticia elaborada a partir del artículo original publicado en La Opinión de Málaga

Comparte esta noticia:
Scroll al inicio