Ignacio Hernández: “La IA en sanidad es inevitable, lo actual no funciona”

Comparte esta noticia:
Ignacio Hernández: “La IA en sanidad es inevitable, lo actual no funciona”

Ignacio Hernández, neurólogo y fundador de Savana, cree que la inteligencia artificial (IA) es crucial para solucionar las deficiencias del sistema sanitario. Destaca que la crisis actual en la sanidad europea impulsará la adopción de la IA para optimizar recursos y mejorar la calidad del servicio.

Ignacio Hernández, fundador de la empresa Savana, ha seguido un camino poco ortodoxo en su carrera como neurólogo, enfocándose en la gestión de datos del sistema sanitario. Savana, su empresa, utiliza inteligencia artificial (IA) para mejorar los procesos asistenciales. Hernández opina que la IA es necesaria en el sistema sanitario debido a sus actuales fallos y a la creciente demanda de servicios.

La IA puede optimizar recursos y acelerar el trabajo, aunque no resolverá todos los problemas. Por ejemplo, Savana está desarrollando modelos predictivos que pueden reducir el gasto al identificar la probabilidad de un resultado positivo antes de realizar una prueba. Esto podría evitar pruebas innecesarias y reducir costos.

Savana utiliza grandes cantidades de datos recogidos diariamente en los centros sanitarios para predecir el comportamiento de enfermedades y pacientes. Al aplicar la IA, pueden modelar la respuesta de un paciente a ciertos tratamientos, lo que mejora la precisión de los diagnósticos y tratamientos.

Hernández destaca que la IA puede encontrar correlaciones que los humanos no pueden detectar debido a las limitaciones de las técnicas estadísticas tradicionales. La IA aprende patrones a través de la repetición, similar a cómo un niño aprende un idioma, sin necesariamente entender las reglas subyacentes.

A pesar de la resistencia inicial, la compartición de datos para fines de investigación y gestión se está volviendo más aceptada. Savana no posee los datos, sino que facilita su uso y análisis, respetando la privacidad y los derechos de los pacientes. Hernández cree que la adopción de la IA en sanidad será inevitable y necesaria para enfrentar los desafíos actuales y futuros.

Hernández también menciona que los datos se han convertido en una fuente crucial de poder y dinero, pero que deben ser utilizados éticamente. Cree que es una obligación compartir datos anonimizados para fines de investigación, y que no hacerlo sería poco ético. En el futuro, será esencial que los hospitales y países desarrollen modelos predictivos de IA para mantenerse al día con las demandas asistenciales.

Finalmente, Hernández reflexiona sobre su decisión de emprender y dejar el camino asistencial. Siempre tuvo interés en la gestión y las estadísticas, y vio una oportunidad en la aplicación de la tecnología para resolver los problemas del sistema sanitario. La innovación tecnológica, según él, es una vía más efectiva para cambiar las cosas.

Noticia elaborada a partir del artículo original publicado en El País

Comparte esta noticia:
Scroll al inicio