Los nativos digitales no nacen, se hacen: hacia una sociedad de eruditos digitales / Nuria Oliver

Comparte esta noticia:
Los nativos digitales no nacen, se hacen: hacia una sociedad de eruditos digitales / Nuria Oliver

En la era de oportunidades y desafíos globales del siglo XXI, la inteligencia artificial (IA) se perfila como una herramienta crucial para abordar problemas desde el envejecimiento poblacional hasta la crisis climática. Nuria Oliver, doctora en Inteligencia Artificial por el MIT, argumenta que estamos fallando en preparar a las nuevas generaciones para contribuir eficazmente en este escenario futuro, debido principalmente a la confusión entre el uso y la creación de tecnología. Los llamados nativos digitales, sugiere, no existen por defecto; las habilidades necesarias para emplear la tecnología en la solución de problemas deben ser impartidas.

Oliver destaca que, aunque el uso global de la tecnología es intenso, esto no garantiza una comprensión profunda de su funcionamiento ni el desarrollo del pensamiento crítico necesario para su aplicación innovadora. Por ello, propone fomentar una cultura de eruditos digitales, quienes no solo posean conocimientos técnicos detallados sobre la tecnología que utilizan diariamente sino que también sean capaces de crear nuevas herramientas para enfrentar los retos globales.

Ser un erudito digital implica dominar el pensamiento computacional y sus competencias básicas como el pensamiento algorítmico, la programación, los datos, las redes y el hardware. Oliver compara la importancia del pensamiento computacional en el siglo XXI con la de aprender a leer, escribir y las matemáticas básicas en épocas anteriores. Subraya que una sociedad educada es menos propensa a la manipulación y más capaz de tomar decisiones informadas sobre el desarrollo tecnológico.

Más allá de las habilidades técnicas, Oliver enfatiza la necesidad de desarrollar un equilibrio entre el mundo digital y la realidad tangible, cultivando habilidades sociales y emocionales como la empatía, la tolerancia y la creatividad. Argumenta que estas habilidades son esenciales no solo para nuestro bienestar sino también para nuestra capacidad de coexistir pacíficamente y colaborar en un mundo global. Destaca la importancia de desconectar periódicamente de la tecnología para reconectar con nuestro entorno físico y con nosotros mismos, recordándonos que la verdadera riqueza de la vida radica en las relaciones humanas, la exploración de la naturaleza y la búsqueda del propósito de nuestra existencia.

En conclusión, Oliver plantea una visión de una sociedad de eruditos digitales capaz de navegar con destreza en el mundo digital mientras mantiene una conexión profunda con su entorno y su propia humanidad. Una sociedad que utiliza la tecnología no solo para innovar sino también para resolver desafíos globales y promover el bienestar humano, liderando la revolución digital con integridad y sabiduría.

Información extraída del artículo original publicado en El País.

.

.

.

Comparte esta noticia:

Los nativos digitales no nacen, se hacen: hacia una sociedad de eruditos digitales / Nuria Oliver

Scroll al inicio