«¿Quién vigila a los que te vigilan?»: las grietas con las que nace la Ley de IA de Europa

Comparte esta noticia:

Tras años de debate, la Unión Europea ha logrado un hito al aprobar la primera ley de inteligencia artificial (IA) a nivel mundial, con una mayoría significativa en el Parlamento Europeo. Esta normativa, que busca equilibrar la innovación tecnológica con la protección de los derechos ciudadanos, ha sido recibida como un avance histórico y pionero. Sin embargo, juristas y expertos en la materia señalan que, aunque es un gran paso hacia adelante, la ley no está exenta de imperfecciones y desafíos en su aplicación futura.

Una de las preocupaciones centrales es el uso de tecnologías de reconocimiento facial en espacios públicos, una práctica común en regímenes autoritarios como China, pero que en Europa se enfrenta a estrictas limitaciones. La ley establece que solo puede ser empleada por las fuerzas de seguridad en casos específicos, como la lucha contra el terrorismo o la localización de personas desaparecidas, siempre sujeta a autorización judicial. Sin embargo, esta regulación plantea interrogantes sobre quién supervisará el cumplimiento de estas restricciones y cómo se garantizará la protección de los derechos de los ciudadanos.

Otro punto de debate es el tratamiento de las infracciones y las sanciones asociadas. Mientras que las empresas enfrentan multas considerables por incumplimientos, la ley deja en manos de cada Estado miembro la responsabilidad de establecer las sanciones aplicables a las autoridades públicas, lo que podría resultar en una falta de castigo económico para las administraciones que violen la normativa. Esta disparidad entre el trato a las empresas privadas y al sector público suscita preocupaciones sobre la equidad y efectividad de la ley.

La ley también aborda el desafío de los derechos de autor en la era de la IA generativa, como ChatGPT, que ha revolucionado la creación de contenido en línea. Aunque se establecen obligaciones de transparencia y seguridad, la regulación deja ciertas áreas sin resolver, lo que podría llevar a divergencias en su interpretación y aplicación a nivel nacional.

Aunque la ley entrará en vigor antes del verano, su aplicación plena no se espera hasta 2026, un plazo que algunos expertos consideran demasiado extenso dada la rápida evolución de la tecnología de IA. Aunque ciertos aspectos de la ley se implementarán de manera progresiva, la supervisión de su cumplimiento recaerá en la nueva Oficina de la IA de la Comisión Europea, un organismo cuya eficacia y alcance aún están por verse.

En resumen, la Ley de IA de Europa representa un paso adelante en la regulación de una tecnología que promete transformar muchos aspectos de la sociedad. Sin embargo, las dudas sobre su implementación y las potenciales “grietas” en su estructura sugieren que el camino hacia una IA ética y controlada en Europa todavía enfrenta obstáculos significativos.

Información extraída del artículo original publicado en ABC.

.

.

Comparte esta noticia:

«¿Quién vigila a los que te vigilan?»: las grietas con las que nace la Ley de IA de Europa

Scroll al inicio