¿Será 2024 el año de una IA responsable?

Comparte esta noticia:
¿Será 2024 el año de una IA responsable?

A medida que la inteligencia artificial (IA) se convierte en una herramienta omnipresente en nuestra sociedad, surge la oportunidad de utilizar su potencial para alcanzar un futuro equitativo y próspero. Sin embargo, esto requiere aprender de las lecciones de la revolución digital, manteniendo el impulso actual y priorizando la justicia por encima de las ganancias corporativas. En 2024, la regulación de la IA se perfila como una prioridad global, con iniciativas como la Ley de IA de la Unión Europea y la orden ejecutiva del Presidente de EE.UU., Joe Biden, que buscan establecer una IA responsable basada en la equidad, la justicia y los principios democráticos. Además, el recién creado Consejo Asesor de las Naciones Unidas sobre la IA, del cual uno de los autores de este artículo es miembro, lidera esfuerzos para promover estas iniciativas, comenzando con un informe interino sobre el Gobierno de la IA para la Humanidad.

Este año también podría marcar el inicio de la diversificación en el campo de la ética de la IA, ampliando el espectro de profesionales y creando marcos de gobernanza globales inclusivos. A nivel nacional, la regulación del contenido generado por IA y el empoderamiento de autoridades y ciudadanos para combatir las amenazas a la participación cívica se vuelven cruciales, especialmente en un año lleno de elecciones importantes a nivel mundial.

La integración de la IA en la infraestructura pública digital representa otra tendencia prometedora, con iniciativas como el Pacto Digital Mundial de la ONU, que podría establecer estándares para el diseño de una infraestructura digital pública inclusiva. Además, organizaciones sin fines de lucro y empresas emergentes están demostrando cómo la IA puede mejorar la gestión de la salud y enfrentar desafíos sociales, subrayando la importancia de una financiación centralizada y una política de fomento de alianzas para escalar estas soluciones.

La evolución de nuestra concepción del liderazgo y la representación en tecnología es fundamental para reflejar la verdadera diversidad de la innovación. Apoyando a organizaciones que promueven la inclusión de mujeres y diversidad racial en la IA, podemos asegurar que estas voces jueguen un rol significativo en la configuración, implementación y supervisión de tecnologías de IA en el futuro.

La IA tiene el potencial de ser tan ubicua como internet, pero para evitar repetir los errores del pasado y exacerbar las desigualdades, es esencial reafirmar nuestro compromiso con la equidad, la justicia y la dignidad humana. El 2024 representa una oportunidad única para cultivar alianzas y promover un futuro donde la IA beneficie a todos, estableciendo un nuevo marco global que priorice la innovación tecnológica equitativa y responsable.

Para leer el artículo original, visita El Economista.

 

Comparte esta noticia:

¿Será 2024 el año de una IA responsable?

Scroll al inicio