Vanesa Guerrero, matemática: “Nos hace vulnerables no saber qué hay detrás de la inteligencia artificial”

Comparte esta noticia:

La matemática Vanesa Guerrero, galardonada con el premio L’Oréal-Unesco For Women in Science, advierte sobre la vulnerabilidad de no conocer los sesgos en la inteligencia artificial. Trabaja en algoritmos justos y resalta la importancia de la diversidad en los equipos tecnológicos.

“¿Es mejor un reloj parado que no funciona en absoluto u otro que se atrasa un minuto cada día?”. Esta adivinanza aparece en la obra del matemático Lewis Carroll cuando el Sombrerero Loco toma el té con Alicia en el País de las Maravillas. También es una de las preguntas que le planteó Vanesa Guerrero (Guadalcanal, Sevilla, 25 años) a ChatGPT de dos maneras distintas. Primero, la inteligencia artificial (IA) eligió el reloj que se atrasaba un minuto cada día, pero al reformular la pregunta, la herramienta cambió de opinión.

Esta escena literaria sirvió de ejemplo a Guerrero para explicar que ChatGPT elija una respuesta o la contraria en función de cómo esté formulada la pregunta. Lo mismo ocurre con los modelos matemáticos con los que ella trabaja. “Con mi investigación busco desarrollar herramientas, algoritmos, metodología, modelos, ecuaciones que te permitan, a través de unos datos, tomar decisiones informadas, que sean interpretables y coherentes y que no discriminen”, explica. Guerrero ha sido una de las ganadoras de los premios L’Oréal-Unesco For Women in Science por su labor sobre la equidad algorítmica en datos funcionales. Es doctora en matemáticas por la Universidad de Sevilla y profesora de Estadística en la Universidad Carlos III de Madrid.

Guerrero busca que sus algoritmos “tomen decisiones justas” partiendo de datos funcionales, como son por ejemplo el salario de una persona o su presión arterial. La forma de hacerlo es primero definir qué significa equidad en un contexto y luego escribir la formulación matemática, ver cómo resolverla y cómo aplicarla, según relata. En su día a día, Guerrero lidia con profesionales de otros sectores —como empresas de seguros o bancos— para dar forma a sus ecuaciones y resolver distintos problemas. El abanico de dificultades en su mundo algorítmico es muy amplio: “Muchas veces lo más complicado es el uso del lenguaje en sí, el ser capaz de entender cuáles son las necesidades que existen, incluso dentro de la propia matemática”, admite.

¿Pueden llegar a ser los algoritmos totalmente justos? Guerrero dice que está trabajando en ello, pero explica que los sesgos son inherentes a los datos. “La inteligencia artificial está reproduciendo aquellos sesgos que están en los datos. Va a ir evolucionando, igual que está evolucionando la sociedad. Igual que ahora hablamos en un lenguaje más inclusivo, que hace 20 años era impensable, de la misma manera va a ocurrir con este tipo de herramientas basadas en la inteligencia artificial”. Tanto en estadística como en los modelos de IA, Guerrero advierte de que la selección de datos es crucial para que “sean representativos de lo que se quiere estudiar”.

Noticia elaborada a partir del artículo original publicado en El País.

Comparte esta noticia:
Scroll al inicio
Verificado por MonsterInsights